Cómo enfrentar la diabetes de manera natural

1 22 septiembre, 2014

La diabetes melitus es un mal metabólico crónico que se ha convertido en un problema de salud pública a nivel mundial. Es la principal causa de ceguera, amputaciones, insuficiencia renal y muerte prematura. Para la medicina farmacológica la diabetes tipo 2 o melitus es un mal incurable que se manifiesta como exceso de glucosa (azúcar) en la sangre y falta de insulina, lo que se atribuye a una deficiencia del páncreas para producirla. La insulina es una hormona producida en el páncreas por células especiales llamadas células Beta, necesarias para mover el azúcar (glucosa) hasta las células que la almacenan y la utilizan posteriormente como fuente de energía.

En la diabetes tipo 1 el propio organismo destruye las células que producen insulina, es genética y de menor incidencia.

Síntomas

Las personas con diabetes tipo 2 generalmente no presentan síntoma alguno al principio y es posible que no los tengan durante muchos años.

Los síntomas iniciales de la diabetes pueden abarcar:

  • Infección en la vejiga, el riñón, la piel u otras infecciones que son más frecuentes o sanan lentamente
  • Fatiga
  • Hambre
  • Aumento de la sed
  • Aumento de la micción

El primer síntoma también puede ser:

  • Visión borrosa
  • Disfunción eréctil
  • Dolor o entumecimiento en los pies o las manos

Como esta es una enfermedad considerada incurable, al paciente se le prescriben fármacos, luego se le aplica insulina y se le orienta a aprender ciertas habilidades para vivir mejor con la enfermedad.

Un enfoque natural y causal para entender la diabetes

Nadie nace con diabetes melitus, pues es un desequilibrio que se genera como consecuencia del estilo de vida del hombre moderno. Los primeros casos de la enfermedad comenzaron hace unas décadas y afectaba a adultos de las familias pudientes, por eso era considerada la enfermedad de los ricos y era motivo de estatus padecerla. Las condiciones sociales cambiaron y con el tiempo “la buena mesa” se hizo accesible a todos, de la mano con el desarrollo económico de los países y el acceso a la comida moderna. Las consecuencias están a la vista: la diabetes hoy en día es una pandemia y ya no es privilegio solo de ricos o solo de adultos ya que afecta cada vez más a niños. Niños que nacieron sanos pero que heredaron el estilo de vida de sus padres.

semillas

La diabetes no se conoce en pueblos que han conservado su estilo de vida natural, es decir los que están libres de la comida chatarra, de los productos refinados y adulterados, del exceso de azúcar refinado, sodio y grasa que aplican a los productos de repostería para hacerlos adictivos; de los colorantes, saborizantes, conservantes y los casi 10.000 productos químicos que hoy adicionan a lo que nos hacen creer que es comida; pueblos que no consumen la carne de pollos con hormonas y antibióticos, alimentados con cualquier cosa menos con su comida natural; pueblos que están lejos de los supermercados y las farmacias y permanecen libres del flagelo de esta enfermedad.

Cómo el cuerpo trabaja por la salud y la vida

Todos los seres vivos han sido dotados de atributos inteligentes que trabajan de manera independiente para sustentar la salud y la vida. Es una gran demostración de esta inteligencia que el cuerpo sea capaz de transformar la materia prima antifisiológica que le proveemos en sangre, células vivas, diversas hormonas, que se regenere, que cicatrice, que suelde un hueso si este se quiebra, que se defienda de virus, bacterias, que luche para eliminar tanto desecho de su interior, etc. etc., etc. Que el hombre moderno viva ya es un gran milagro y reconocer esta inteligencia es el primer paso para recuperar la salud con la que nacemos.

sangre4_2El organismo filtra la sangre en los riñones e hígado, y elimina ácidos y desechos por la orina, el colon, piel y pulmones. Cuando la capacidad de eliminación se ve superada por la cantidad ingerida y cuando el exceso ensucia los filtros, el ácido y los desechos no se pueden eliminar, entonces el organismo inteligentemente adopta otros recursos. Alcaliniza la sangre tomando calcio de los huesos y recubre las moléculas tóxicas con grasa que luego deposita en las zonas de reserva. La consecuencia de la desmineralización se rotula como osteoporosis. Cuando este recurso no es suficiente, la grasa se deposita en las células y esto impide que la glucosa pueda ser absorbida por estas y entonces permanece en la sangre junto con la insulina. Para proteger los órganos vitales de este ácido tan corrosivo, el organismo lo deriva a las extremidades que se convierten en verdaderos depósitos de ácido. Las úlceras periféricas o heridas del pie del diabético son en última instancia drenos naturales a los que el organismo recurre para eliminar el ácido. Amputar y cauterizar es una solución radical, emergencial y sintomática que no erradica la causa.

El estilo de vida antifisiológico del hombre moderno y consecuentemente el estado de acidosis de la sangre es lo que Otto Heinrich Warburg, Premio Nobel de Ciencias en 1931, identifica como “La causa primaria del cáncer y de todas las enfermedades”.

Por lo general, la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente con el tiempo, está asociada a la obesidad, el sedentarismo y la dieta deficiente. El aumento progresivo de la grasa le dificulta al cuerpo la absorción de la glucosa de la manera correcta, inyectar más insulina en un diabético tipo 2 resulta a veces más nocivo para las células que la propia enfermedad y no es el camino que conduce a la sanación.

La salud al alcance de todos

sanito

Depositar las expectativas de sanación de la diabetes o del cáncer o de la artritis o de la gota y de tantas otras enfermedades incurables que se originan a partir de la acidosis y la disfunción del organismo a un fármaco, a un médico, o a un sanador, sin asumir la responsabilidad personal y corregir lo que corresponde, es una utopía. Si se corrige el estilo de vida se recuperarán las condiciones funcionales del organismo y la alcalinidad de la sangre, y así estaremos colaborando con el médico interno que es el verdadero sanador. De esta manera sí podremos tener esperanzas de una cura definitiva.

Consejos prácticos para enfrentar de manera natural la diabetes y estas enfermedades

 

  • Alcalinize y oxigene la sangre con jugos de frutas y verduras (Por ejemplo, a través de la Zumoterapia).
  • Tome infusiones de nogal para bajar el azúcar de la sangre.
  • Beba 1,5 a 2 litros de agua por día.
  • Evite alimento acidificantes, procesados y refinados (adquiera lista de alimentos gratuita de nuestro sitio AQUÍ). 
  • Realice actividad física si las condiciones lo permiten. Si no puede realizar deportes físicos intensos, aún postrado puede contaer y soltar la musculatura del cuerpo manera reiterada varias veces al día. Eso reactiva la energía y circulación, a la vez que tonifica la musculatura.
  • Haga masajes linfáticos para mover y drenar los desechos estancados.
  • Limpie y desintoxique las células, la sangre, el hígado, los riñones, los pulmones, el colon y reactive la piel, este último es el mayor órgano de eliminación de ácidos.

Le recomendamos nuestro programa Higienista de desintoxicación, alcalinización y reactivación integral que se realiza en 15 días en sesiones ambulatorias en nuestras instalaciones.

Para conocer testimonios de sanación en nuestro sitio: TESTIMONIOS DE SANACIÓN

Posted in Artículos by Equipo Inciamedis
Comments (1)
lorna adriana tizka luengoSeptember 26Reply
me encantaria seguir el programa de sanacion,llevo nueve años con diabetes 1 y ultimamente no he bajado mis indices de 200,seguramente en mi proximo control me subiran la insulina

Deja un comentario